Ludwig Mies Van Der Rohe - Biografía

Ludwig Mies van der Rohe (1886-1969): Nacido en Aix-la-Chapelle (Alemania), Ludwig recibe inicialmente un título de Constructor pues trabaja como diseñador de ornamentos para una oficina local de arquitectura. En 1905 se muda a Berlín y empieza a estudiar bajo la dirección de Bruno Paul, diseñando su primer proyecto residencial en 1907. En 1908 empieza a formar parte de la Casa Meter Behrens donde se quedaría hasta 1911. Ya en 1919, Mies van der Rohe se involucra más y más al grupo revolucionario November-Gruppe, promoviendo y dando importancia al Modernismo a través de sus propuestas arquitectónicas. En 1926 es nombrado vice-presidente de la Institución Deustche Werkbund y, exactamente un año más tarde, organiza la Exposición de Stuttgart. Él diseña el pabellón de Alemania presentándolo en la Exposición de Barcelona en 1929 y la Mansión Tugendhat en Brno, en la República Checa en los períodos de 1929 a 1930.

En la Mansión Tugendhat nace una de las creaciones más "intrigantes" en relación a la ingeniería de sillas: la silla Brno, en homenaje a la misma ciudad en que fue presentada.En 1931, él participa activamente en la Exposición de Berlin y firma un contrato con Thonet-Mundus, donde logra el derecho exclusivo de creación sobre 15 de sus proyectos de sillones, algunos de ellos fueron realizados con la colaboración de Lilly Reich. En 1930, él es el último director de Bauhaus y responsáble del desarrollo de la Escuela de Dessau, en Berlin. Mies van der Rohe emigra en 1938 a territorio estadounidense, precisamente en Illinois (Chicago), donde ejerce la función de Maestro en el Instituto de Tecnologías.Solía decir Mies Van del Rohe, allá por la Bauhaus, que "Es más difícil diseñar una silla que un rascacielos", y algo de razón debía tener.

En tan sólo cinco años, entre 1.927 y 1.931, diseñó y llevó a cabo más de veinte proyectos de inmobiliario complementario a los diversos edificios que levantaba. Van der Rohe no sólo pensaba en el continente, sino igualmente en el contenido, creía en la conexión mueble-edificio, y así los realizó para los departamentos del complejo Weissenhof, en los de Stutgart (1927) y en el pabellón alemán en la Feria Universal de Barcelona (1929). En ésta última feria, quizás sin ser muy consciente, marcó el futuro del diseño. Sus sillas y mesas parten de una simplicidad formalmente brutal, no son complejos diseños, sino que parten de la sencillez del detalle, al que une el uso del acero como material primordial. Del acero tubular, estético, y del acero simple, resistente (como hizo con la "Silla Barcelona"), sin perder, en ningún momento, ni una sola pizca de elegancia…